Ruptura del turbo causado por daños de impacto con cuerpos extraños

Ruptura del turbo: daños de impacto con cuerpos extraños

Ficha informativa “Los asesinos del turbo”

Esta es una de la serie de fichas informativas sobre las diversas causas de ruptura de los Turbocompresores de Diesel Levante.
Protege tu reputación profesional y tu trabajo, asegúrate de leer atentamente

¿Cómo pueden dañar un turbo los objetos que se introducen?
Los turbocompresores son proyectados y construidos para poder trabajar a un régimen superior a las 250.000 revoluciones por minuto y resistir a temperaturas de 950°C.
La tolerancia de los componentes al interno de los turbocompresores pueden ser de apenas 4 micron: una cantidad equivalente a una partícula de polvo y 17 veces inferior a un cabello humano.

En dichas condiciones, incluso el objeto o la partícula más pequeña introducidos o succionados por el turbo pueden dañar o destruir el rotor de compresión o el eje del turbo, causando una presión baja o una ruptura total del turbocompresor.
El daño al rotor de compresión es causado por objetos succionados al interno de la toma de aire. Daños al eje de la turbina son normalmente causados por los componentes del motor, como por ejemplo fragmentos de pulverizadores o válvulas o pistones del motor.

¿Cuáles son las causas del daño del impacto?

•. Elementos succionados por la toma de aire a causa de un filtro de aire dañado, de baja calidad o ausente. • Tubos flexibles dañados que favorecen infiltraciones de pequeñas partículas al interno de la toma de aire. • Fragmentos de guarniciones que penetran en la toma de aire. • Tuercas, pernos, arandelas, fragmentos u otros objetos dejados en el tubo de aspiración durante el mantenimiento. • Ruptura de algunos componentes del motor, por ejemplo puntas de los pulverizadores, válvulas o fragmentos de pistones dañados. • Fragmentos provenientes de la ruptura de un turbocompresor precedente.

Prevenir la ruptura de un turbo causado por el daño del impacto

• Asegurarse que todos los tubos flexibles estén en óptimo estado, intactos y libres de obstrucciones o cuerpos extraños. • Utilizar siempre guarniciones nuevas para crear un sigilo perfecto evitando la ruptura de las guarniciones. • Instalar siempre un filtro de aire nuevo y de buena calidad en modo correcto. • Controlar antes de instalar el turbo nuevo, para que no existan fragmentos metálicos de turbo o de motor en el sistema de descarga y de aspiración derivados de la ruptura precedente.

Galería de imágenes

Cualquier objeto succionado por el compresor lo dañará (fig.1). Incluso los elementos minúsculos pueden destruir las paletas del impulsor. (fig.2). Paletas dañadas significa que el turbo no dará el impulso y la precisión exactos (fig.3)
Daños a las paletas de la geometría variable por impacto con cuerpos extraños provenientes del motor o de la descarga. (fig.4)